Programa de
Derechos Humanos
Subsecretaría de Derechos Humanos

Ministerio de Justicia y Derechos Humanos

Se inaugura nuevo espacio de memoria en el barrio Yungay

Durante un emotivo homenaje, el pasado sábado 8 de abril se realizó la ceremonia de inauguración del “Espacio de Memoria Herrera – Parra” en homenaje a Luis Herrera González y Mario Parra Guzmán, trabajadores y dirigentes sindicales que el día 27 de septiembre de 1973 fueran ejecutados.

En el acto estuvieron presentes familiares de las víctimas, organismos de DDHH, ex compañeros de trabajo, vecinos, vecinas y representantes de la Subsecretaría de Derechos Humanos, quienes hicieron hincapié en la importancia de la memoria como elemento de educación y transmisión de luchas sociales.

La Subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Fries, envió un mensaje que fue leído por el encargado del Área de Proyectos y Memoriales de la Unidad Programa de Derechos Humanos, Cristian Flores, en el que se resaltó la vida y la lucha sindical de Luis Herrera y Mario Parra.

“Rendirles homenaje es defender la idea de que discutir y expresar reivindicaciones legítimas no es sinónimo de un actuar violento, que las demandas laborales son la expresión de un anhelo justo por una mejor calidad de vida, que resultan de la conquista de derechos por mejores salarios, por el mejoramiento de las condiciones materiales de los trabajadores y que ello redunda, necesariamente, en una mejor convivencia social”, fue parte del mensaje enviado por la subsecretaria Fries.

“Este ejercicio de memoria, tal como muchos otros, pretende fortalecer y promover la educación en derechos humanos y el rescate de la memoria histórica de nuestro país, a través de la difusión del nombre de las víctimas que pretendían que olvidáramos y que hoy, gracias a sus familias, a la Agrupación de Mujeres por la Memoria y la Vida, y al apoyo del Programa de Derechos Humanos pueden tener un espacio de reconocimiento y reparación”, leyó Flores.

El memorial, se ubica en Romero 2847, entre las calles Esperanza y Libertad en la comuna de Santiago y forma parte de la ruta de la memoria de Yungay.

 

DISCURSO ESPACIO DE MEMORIA HERRERA PARRA

Autoridades presentes, Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, Agrupación de Mujeres por la Memoria y la Vida del Barrio Yungay y, muy especialmente, familiares de quienes homenajeamos hoy, reciban de parte de la Subsecretaria de Derechos Humanos un fraternal y caluroso saludo en este día.

El 27 de septiembre 1973, los cuerpos de Luis Herrera y Mario Parra fueron encontrados en la vía pública. Aquí, pocas horas después de haberlos arrancado desde su lugar de trabajo y de pasar por la Academia de Guerra del Ejército, fueron traídos por el oficial García Zamorano, cumpliendo la orden de los Oficiales Jorge Muñoz Pontoni y Benjamín Araya Pérez de ejecutarlos.

Obreros mecánicos de la empresa Chilean Autos -que realizaba importación de vehículos, tenía un taller y una estación de servicios- Mario Parra Guzmán tenía 29 años y Luis Ricardo Herrera González, 34 años, cuando representaban a sus compañeros y compañeras como dirigentes sindicales.
Eran dirigentes sindicales desde el comienzo del gobierno de Salvador Allende. Provenían de una larga genealogía de dirigentes sindicales, en la que cada dirigente, cada generación de sindicalistas aportó a la democratización nuestro país.

Rendirles homenaje es defender la idea de que discutir y expresar reivindicaciones legítimas no es sinónimo de un actuar violento, que las demandas laborales son la expresión de un anhelo justo por una mejor calidad de vida, que resultan de la conquista de derechos por mejores salarios, por el mejoramiento de las condiciones materiales de los trabajadores y que ello redunda, necesariamente, en una mejor convivencia social.

Rendirles homenaje es sostener que una mayor sindicalización está relacionada con menores niveles de desigualdad salarial. Que la sindicalización y el aumento de la cobertura de la negociación colectiva se relacionan con una mejor redistribución del ingreso.

Por eso estamos aquí hoy, para celebrar las vidas de Luis Herrera y Mario Parra, para honrar su memoria.

El Espacio de Memoria Herrera y Parra, que hoy inauguramos, tiene por objeto entregar a los vecinos y a la comunidad un testimonio material de nuestro homenaje a los ejecutados políticos, víctimas de la Dictadura Militar. Este ejercicio de memoria, tal como muchos otros, pretende fortalecer y promover la educación en derechos humanos y el rescate de la memoria histórica de nuestro país, a través de la difusión del nombre de las víctimas que pretendían que olvidáramos y que hoy gracias a sus familias, a la Agrupación de Mujeres por la Memoria y la Vida, y al apoyo del Programa de Derechos Humanos pueden tener un espacio de reconocimiento y reparación.

El desafío de esta comunidad será, sin duda, darle vida, ocuparlo, sacarlo a pasear por las calles, que cada persona posibilite una nueva narrativa de los hechos, que dé lenguaje a la memoria. La tarea debe ser llevada más allá de las y los familiares de las víctimas y de las víctimas directas, debe tener la osadía de convocar a las nuevas generaciones y a la población en general, para que como una red, se vaya expandiendo el relato de lo sucedido.

Muchas gracias.

Agustinas 1235, piso 3, Santiago. Teléfono: 24863506